Probablemente hayas oído hablar de los sistemas de videovigilancia, o te estés planteando instalar uno en tu empresa o domicilio particular. Sin embargo, tal vez aún tienes dudas sobre el funcionamiento de este sistema de seguridad.

A Segurmon nos hemos propuesto explicarte cómo funcionan los sistemas de videovigilancia y para que éstos se han convertido en un elemento clave para garantizar tu seguridad y la de tu negocio.

 

Funcionamiento de los sistemas de video-vigilancia

La característica y función principal de un sistema de video-vigilancia basado en cámaras de seguridad es la de obtener imágenes y grabar, ya sea para un visionado en tiempo real, el almacenamiento para su posterior visionado, o bien para una transmisión en otro punto remoto.

Existen diversas tecnologías asociadas al sistema de videovigilancia: CCTV (Closed Circuit Television), analógicas, ip, hdcvi … El funcionamiento de todas es similar, dado que éste se basa en una imagen obtenida a través de la cámara que se transforma y se envía por cable hasta un grabador digital.

Esta imagen queda almacenada para su posterior visualización desde un monitor. Las imágenes se pueden visualizar en tiempo real o bien grabarse para ser consultadas posteriormente.

Los modelos de cámara elegidos y su tecnología dependerán de donde necesitamos hacer la instalación de las cámaras, nuestro objetivo final y lo que queremos visionar exactamente.

De este modo, primeramente es recomendable elegir el modelo de cámara más adecuado para nuestras necesidades, así como la tecnología que mejor se adapta a nuestro objetivo y en la arquitectura de la instalación.

cctv_1

 

  • Características de las cámaras de videovigilancia y tipos

Las características técnicas de las cámaras de videovigilancia se resumen en las siguientes: La calidad de la imagen; el sensor (el cual permite captar la luz); la luminosidad; y el objetivo.

Además de eso, estas pueden ser: Cámaras infrarrojas (las que utilizan los diodos emisores de luz colocados alrededor de su lente para detectar las ondas de calor y retransmitir las imágenes en blanco y negro); cámaras para el día y la noche (las que se adaptan a la luminosidad de cada momento del día); y cámaras discretas o “espía” que se esconden entre el decorado.

Los dos tipos de cámaras de videovigilancia son: Las cámaras analógicas, las cuales están unidas por un cable a una televisión o monitor, donde las imágenes son mostradas. Estas envían flujos continuos de datos a un dispositivo de almacenamiento (llamado registrador digital).

Las cámaras IP: Las que permiten una conexión a una red informática conectada a internet. Las imágenes pueden ser registradas y consultadas en tiempo real desde un ordenador o un smartphone gracias a Internet.

 

  • Incorporación de la tecnología IP a los sistemas de videovigilancia

La incorporación de cámaras de videovigilancia vinculada a la tecnología IP se caracteriza por la sincronización entre éstas y Internet.

Así, en primer lugar es indispensable conectar la cámara de vigilancia en el router, así como encontrar y atribuirle la dirección IP de la cámara.

Una vez que el router está sincronizado con la cámara, la imagen pasará a ser accesible de forma online mediante el acceso a una página web.

 

El sistema de video-vigilancia de Segurmon

El sistema de video-vigilancia de Segurmon se basa en la tecnología de video-vigilancia IP, la cual combina los beneficios del sistema CCTV con la incorporación de las nuevas tecnologías.

De este modo, se garantiza una supervisión tanto local como remota de las imágenes, así como del tratamiento de estas.

El sistema CCTV permite realizar una visualización de las cámaras desde cualquier lugar y en cualquier momento. Este sistema está conformado por una o diferentes cámaras conectadas a uno o más monitores los que reproducen las imágenes.

Una de las ventajas del sistema CCTV es que este permite la monitorización desde una sala de control remoto, de tal manera que las cámaras se pueden controlar a distancia: su orientación, ampliación de la imagen y otras operaciones.

Además, algunos sistemas más sofisticados permiten incorporar visión nocturna, así como operaciones asistidas por ordenador y detección de movimiento.

Con el sistema de videovigilancia de Segurmon, la privacidad está garantizada, ya que su sistema de televisión cuenta con el acceso de únicamente el personal autorizado y al que se le haya asignado las credenciales de acceso.

Si quieres saber más sobre el funcionamiento de los sistemas de video-vigilancia y, más concretamente, sobre el sistema de video-vigilancia de Segurmon, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.